Con el Auxilio de la Virgen Maria: ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? (Libros Marianos) por Claudio de Castro

Con el Auxilio de la Virgen Maria: ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? (Libros Marianos) por Claudio de Castro

Titulo del libro: Con el Auxilio de la Virgen Maria: ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? (Libros Marianos)

Autor: Claudio de Castro

Fecha de lanzamiento: May 31, 2018

Editor: Ediciones Católicas Marianas

Descargue o lea el libro de Con el Auxilio de la Virgen Maria: ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? (Libros Marianos) de Claudio de Castro en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Claudio de Castro con Con el Auxilio de la Virgen Maria: ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? (Libros Marianos)

“¿No estoy aquí, yo, que soy tu Madre?”

“A quien Dios quiere hacer muy santo, lo hace muy devoto de la Virgen María”. San Luis de Monfort

Con el Auxilio de María es un libro bellísimo que nos enseña a Honrar y amar a la Madre de nuestro Salvador. Y sobre todo, para ponernos bajo su amorosa protección.

“Amad, honrad, servid a María. Procurad hacerla conocer, amar y honrar por los demás. No sólo no perecerá un hijo que haya honrado a esta madre, sino que podrá aspirar también a una gran corona en el cielo”. San Juan Bosco

La Virgen, por su parte, nos corrige con ternura y nos muestra el camino que lleva a Jesús. Procura que todos nos salvemos, que seamos una gran familia en el cielo. Y hace lo imposible por nuestra salvación. Por eso nos invita a la oración, la penitencia, el arrepentimiento. Sabe que la Eternidad es algo demasiado importante para jugar con ella. Y sufre porque descuidamos el inmenso legado que poseemos: nuestra alma inmortal.

* * *

¿Tanta confianza depositada en María?

A través de los años experimento su protección maternal. Y sé que en este momento ella intercede también por tus necesidades y por las de tu familia.

Tengo cientos de historias y vivencias personales. Con ellas podría escribir varios libros. Y de hecho es lo que quisiera hacer. No dejar nunca de agradecer al Buen Dios, a Jesús, al Espíritu Santo, a María, nuestra Madre celestial, a San José y a mi ángel de la guarda, por tanto amor que nos prodigan.